Hitler y El Nazismo: Cosas que no Sabías

Hitler y el Nazismo: Cosas que no sabías

Tiempo para la historia y para la reflexión. Uno de los grandes acontecimientos del mundo contemporáneo, fue sin duda todo lo acontecido durante el Holocausto Nazi y, como consecuencia, durante la Segunda Guerra Mundial. En este artículo, veremos las curiosidades más sorprendentes que rodearon a Hitler y al nazismo en general.

Tabla de contenidos

Nazismo

Nazismo es la contracción de la voz alemana “nationalsozialismus”, que significa “nacionalsocialismo”, y hace referencia a todo lo relacionado con la ideología y el régimen que gobernó Alemania de 1933 a 1945, con la llegada al poder del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán de Adolf Hitler (NSDAP), el autoproclamado Tercer Reich.

Nazismo

El nazismo se concreta como una ideología totalitaria de índole fascista, en la medida en que se caracteriza por dar una importancia central y absoluta al Estado, representado o encarnado y bajo la dirección o liderazgo de un caudillo supremo (en este caso, Hitler).

Nazismo

Esta ideología también propone un racismo, nacionalismo e imperialismo visceral que debe llevar a conquistar los pueblos que se consideren inferiores, lo que dió lugar a la Segunda Guerra Mundial.

Segunda Guerra Mundial

Consideradas “razas inferiores”, una enorme cantidad de gitanos y judíos (sobretodo estos últimos) fueron puestos en ejecución incluso durante la guerra misma, en el llamado programa de “Solución Final”.

Los judíos durante la Segunda Guerra Mundial

Curiosidades

En esta sección, veremos las curiosidades y datos más sorprendentes que rodearon a la figura de Hitler y al Holocausto Nazi.

1. El partido de la muerte

Cuando Kiev fue tomada, una de las cosas que se prohibieron fue el fútbol. Los entonces jugadores del Dynamo de Kiev fueron despojados de toda su vida y convertidos en mendigos. Posteriormente, se reagruparon formando el F.C. Star, llegando a jugar partidos contra los alemanes, a los que derrotaron. La leyenda de aquel modesto equipo crecía, y los nazis pretendían eliminarlos. Para no convertirlos en leyenda, reunieron a los mejores jugadores de toda Alemania para derrotarlos en un partido, pero ni aún así pudieron con ellos. Una semana después de dicho partido, la mayoría de sus miembros fueron torturados y asesinados, de ahí que el partido fuera conocido como “el partido de la muerte”.

El partido de la muerte

2. El refresco Fanta nació en el nazismo

Durante la Segunda Guerra Mundial, Alemania sufrió el bloqueo aliado, por lo que Coca-Cola no pudo enviar su famoso jarabe para hacer su refresco. Uno de los directivos de la empresa tuvo la idea de preparar otro refresco que triunfara en el mercado mientras no tenían las materias primas necesarias para el que fabricaban. Y así fue como nació la Fanta, para la que se basaron en zumos de fruta con sabor a naranja.

Fanta durante el nazismo

3. El cine que solo Hitler podía ver

Todas las noches, Hitler veía una película en su cine privado. Normalmente eran extranjeras y prohibidas al pueblo alemán. Disfrutaba mucho con cómicos judíos y también algunos cantantes. Después de ver estas películas, aseguraba que era una lástima que esos actores no fueran de raza aria. También se dice que entre sus elecciones figuraban temas relacionados con las torturas y ejecución de prisioneros políticos, y que sus más íntimos asistentes ejecutivos le proporcionaban fotos y películas pornográficas para saciar su curiosidad.

Hitler y camaradas viendo cine

4. Uniformes de Hugo Boss

El fundador de la reconocida marca “Hugo Boss” era una nazi convencido. En 1923 abrió un pequeño taller en Metzingen, un pueblo al sur de Stuttgart. Pronto, se dió cuenta de que el negocio estaba en vestir a las tropas hitlerianas. Además, tenía esclavos judíos como mano de obra.

Uniformes nazis de Hugo Boss

5. Buscando el Santo Grial en España

La obsesión de Hitler era poseer las armas que harían a su imperio invencible. Entre ellas estaba el famoso Santo Grial, el cáliz del que Jesús bebió en la ultima cena. Las pesquisas nazis llevaron a Himmler hasta Monsterrat, donde se decía que estaba el Santo Grial. Himmler quiso visitar los pasadizos de las montañas, y exigió ver todos los documentos relacionados con el cáliz. Sin embargo, el padre Ripol, que hacía de anfitrión, rechazó la solicitud.

Artículo de periódico mostrando a Himmler en Barcelona

6. Lanza del Destino

Otra de las reliquias que los nazis querían era la lanza con la que el el centurión romano Cayo Casio Longinos hirió en el costado a Cristo. Había cuatro, pero creían que la auténtica era la del Museo Hofburg de Viena. Finalmente, la consiguieron, pero horas antes del suicidio de Hitler, los americanos se hicieron con la Lanza.

Lanza del Destino

7. El porqué del Tercer Reich

“Reich”, en alemán, quiere decir “imperio”. El Primer Reich fue en el imperio romano germánico formado en el año 962, y duraría 10 siglos (hasta 1802). El Segundo Reich comenzó en 1871, con la unificación de los estados alemanes, y duró hasta 1918. El proyecto de la Alemania nazi pretendía darle el esplendor que se merecía al país, surgiendo el Tercer Reich, en la época entre 1933 y 1945.

Tercer Reich

8. Muerte y destrucción, pero eso sí, cuerpo sano

Hitler era vegetariano y abstemio. No comía carne porque representaba la muerte de una criatura viviente (esto es el colmo de la hipocresía diría yo). Además, no fumaba ni permitía que se fumara en su presencia.

Hitler junto con camaradas en una comida

9. Hitler y el arte

En su juventud, Hitler dedicaba el poco dinero que tenía en asistir a conciertos y actos artísticos, y durante un tiempo se ganó la vida pintando acuarelas, óleos y dibujos.

Dibujo de Hitler

10. Caballerosidad

Se dice que Hitler tenía un concepto espiritual de la mujer, y que fue siempre profundamente delicado con las mujeres que se cruzaron en su vida. Además, apreciaba mucho la presencia de mujeres sensibles y femeninas, tratándolas con una educación y caballerosidad exquisita.

Hitler acompañado de mujeres

11. Escritura impecable

La escritura manuscrita de Hitler era impecable. De hecho, cuando el famoso psicólogo Carl Jung vió los manuscritos de Hitler en 1937 dijo “Detrás de esta escritura puedo reconocer las típicas características de un hombre con esencial instinto femenino.”

Hitler

12. Resistencia al calor

Siguiendo siempre un estricto protocolo, nunca (en la historia conocida) Hitler se quitó su capa en ningún acto público, incluso a pesar del calor que pudiera sentir.

Hitler junto con camaradas

13. El precio del disfrute

La asistencia a las asambleas públicas en donde Hitler hablaba no era ni mucho menos gratis. Todo lo contrario, pues había que pagar una entrada para “disfrutar” de todas sus hipnóticas charlas. Se dice incluso que, si comenzaba a hablar sobre Wagner y la ópera, nadie se atrevía a interrumpirlo, y que él daba este discurso hasta que la gente se dormía.

Hitler realizando un discurso

14. El fin

El 30 de abril de 1945, derrotado y acorralado en el bunker de la Cancillería, Adolf Hitler acabó con su vida disparándose un tiro en la cabeza. Por su parte, Eva Braun ingirió un veneno que también acabó con ella. Cuando las tropas rusas se hicieron con el bunker, encontraron sus cadáveres junto con los de la familia Goebbels y otros mandos. Se dice que, los soldados, eufóricos por el triunfo, quemaron parcialmente los cadáveres con un lanzallamas.

Titular de periódico anunciando la muerte de Hitler

15. Silbando y caminando

Hitler no tenía interés en los deportes o juegos de ningún tipo y nunca hizo ejercicio, excepto por caminatas ocasionales. De hecho, establecía caminatas dentro de las habitaciones, silbando siempre la misma melodía y, curiosamente, siempre cruzando los cuartos diagonalmente (de esquina a esquina).

Eva Braun y Hitler con perros

16. La figura de cera fugaz

Hitler tuvo una figura en el museo de cera de Madame Tussaud en Berlín. Sin embargo, ésta solo duró unos minutos ya que, momentos después de que abriera la exposición, un hombre arrancó de un golpe la cabeza al “Fuhrer” de cera.

Figura de cera de Hitler

17. Los gustos de Hitler

A Hitler le gustaba mucho la música gitana, las óperas de Wagner, y especialmente las marchas de colegios de fútbol de Estados Unidos. Además, era un amante del circo, y disfrutaba placenteramente con la idea de que actores mal pagados arriesgaran sus vidas para divertirlo a él.

Orquesta nazi

18. Gran anfitrión en las fiestas

Durante una cena con invitados, Hitler permitía que la conversación se extendiera en temas generales pero, después de unas horas, inevitablemente comenzaba con alguno de sus tantos monólogos. Estas charlas eran precisas desde el principio hasta el final, ya que las ensayaba en sus ratos libres.

Hitler con invitados

19. Fotos inéditas

Franz Krieger fue un fotógrafo oficial del nazismo. Sus imágenes inéditas de Hitler fueron descubiertas hace unas semanas, y muestran hasta qué punto sigue despertando “fascinación” esta encarnación del mal.

Hitler con un niño

20. Figuras paternas

Los padres de Hitler eran parientes. Según unos, eran primos, y según otros, tío y sobrina. Ambos eran figuras ambivalentes para él. A su padre lo odiaba y respetaba, mientras que a su madre la amaba y despreciaba. Evidentemente, todas sus flagrantes acciones fueron una imitación de su padre, no de su madre.

Padres de Hitler

VÍDEO

Para ver el vídeo relacionado con este artículo, pincha aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.