Mundo Pádel: Consejos Avanzados

Mundo Pádel: Consejos Avanzados

Si bien hace algún tiempo veíamos algunos consejos básicos para jugar al pádel de manera correcta, en el artículo de hoy profundizaremos en nuestro conocimiento práctico de este fantástico deporte y veremos algunos consejos avanzados que nos ayudarán a sacarle un mayor partido a nuestro juego.

Consejos Avanzados

En el siguiente listado veremos algunos consejos avanzados para la práctica adecuada del pádel. Evidentemente, estos consejos son discutibles dependiendo de la experiencia y opinión de cada uno, pero a mí me parece superinteresante seguir estas pautas (de ahí que lo comparta con vosotros).

1. Control vs Potencia

Éste es el eterno debate de todos los que jugamos al pádel de una manera más o menos asidua. ¿Utilizar una pala de control o una de potencia? Supongo que la mayoría (entre los cuales me incluyo), preferimos atacar a defender. Evidentemente, con una pala que despida poco es más difícil hacer una buen remate de potencia para traerte la bola hacia tu campo.

Víctor Ruiz haciendo un remate

¿Puede una pala de potencia ayudarnos a mejorar en este aspecto del juego? A priori debería ser así, pero ojo, una pala de potencia suele tener un punto dulce más pequeño, por lo que acertar en él es más complicado que en las palas de control y se pueden ver perjudicados otros aspectos, como la defensa, la volea, etc. Si somos capaces de acertar en el punto dulce, estupendo, pero hay que tener en cuenta que será más difícil.

Víctor Sáenz haciendo un remate

Al final, pues es como todo, es decir, dependerá de quien maneje la pala. Pero en cualquier caso, quería aclarar que una pala de potencia no siempre va a hacer que juegues mejor. De hecho, bajo mi punto de vista, lo más importante es encontrar una consistencia en tu juego con la que puedas emplear una táctica lo suficientemente agresiva pero fallando lo justo.

2. ¡Neverazo!

Por si alguien no lo sabe todavía, “hacer la nevera” a un jugador consiste en jugar constantemente a su compañero para que, el propio jugador, al no estar “conectado” con el juego y tener falta de ritmo, cuando toque bola suela perder precisión en sus golpes. Ésta es una estrategia seguida normalmente cuando uno de los dos de la pareja tiene un nivel mucho mayor que el otro y se quieren aumentar las posibilidades de triunfo, aunque también puede ser una manera de provocar una desgaste físico en el jugador que recibe normalmente las bolas.

El neverazo en el pádel

Podríamos entrar en un debate eterno sobre si es una táctica lícita o no. En cualquier caso, y puede que incluso inconscientemente (por la tendencia a tirar siempre hacia el mismo lado), lo cierto es que es una táctica empleada a menudo. Por tanto, considero interesante ver la manera de enfrentarnos a esta estrategia cuando la tenemos en contra (a no ser que no queramos poner una solución al asunto porque el partido esté yendo a las mil maravillas).

Hermanas Alayeto

En mi opinión, frente a cualquier estrategia, lo que habría que hacer sería plantear una “contra-estrategia”, y este caso no es distinto. Ante las bolas bajitas en la red poco podemos hacer. Hemos de cubrir pista y cada uno volear de la mejor manera posible las bolas que le lleguen. Es en el globo donde sí que veo que puedes acordar con tu compañero seguir unas pautas.

Jugadores Diestros

Este caso sería análogo a si los dos jugadores fueran zurdos. Aquí típicamente los globos al centro serán para el jugador que juegue en el revés. Si al jugador del revés se le está haciendo la nevera, se podría acordar con su compañero que, además de las bolas del centro, podría dejarle algunas de las que van hacia su lado para, de esta manera, distribuir mejor el juego. Pero ojo, si hacemos esto desprotegeríamos gran parte de la pista y podríamos sufrir un contraataque peligroso. Por tanto, además de que estas bolas deberían ser jugadas con intención intentando evitar el contraataque (mejor jugar hacia la derecha), este jugador debería estar muy vivo para recuperar su posición de manera inmediata y tapar ángulos como sea.

Maxi Grabiel y Miguel Lamperti

Si fuera al jugador del drive al que se le estuviera haciendo la nevera, podríamos plantear dejarle a él las bolas del centro. El asunto es que, presumiblemente, nuestros contrincantes tiren los globos más hacia nuestra izquierda, con lo que para coger esas bolas el jugador del drive tendría que moverse muy hacia la izquierda. Considero que este caso es mucho más incómodo que cuando el jugador del revés busca bolas que vayan a la derecha, simplemente por cómo habría que realizar los desplazamientos laterales y cómo colocar el cuerpo para golpear (aunque habrá quien opine distinto). Aquí plantearía la posibilidad de cambiarnos de lado en algunos puntos, para al menos variar el juego.

Carolina Navarro y Cecilia Reiter

Otra opción que se me ocurre, si el cambio no descoloca demasiado a ninguno de los jugadores, sería permutar posiciones (al menos temporalmente, durante algunos juegos). Como es lógico, esta táctica no funcionará si el otro equipo está buscando deliberadamente a uno de los dos jugadores, pero al menos así quedarían claras las intenciones (y cuanto menos provocaríamos un cierto desconcierto).

Jugador Diestro y Jugador Zurdo

Si tenemos un diestro y un zurdo, típicamente el diestro jugará en el revés y el zurdo en el drive (así cada uno abarcaría más bolas con su “derecha”). En este caso, las bolas del centro las puede coger indistintamente cualquier de los dos jugadores. Consideremos el caso de que, como antes, al jugador que juega en el revés se le está haciendo la nevera (sería análogo a si fuera al del drive).

Fernando Belasteguín y Pablo Lima

Evidentemente, ahora no podríamos emplear la táctica de permutar las posiciones (o sí, pero no suele ser buena práctica jugar “a mano cambiada”). Para los globos, la solución podría ser que el jugador del revés cogiera tanto las bolas del centro como las que van ligeramente hacia el lado derecho, siempre teniendo en cuenta lo que decíamos antes del problema de desproteger temporalmente nuestra zona del campo.

Partido de pádel

En cualquier caso, ha de haber una conversación entre ambos compañeros para acordar la táctica a seguir, evaluándose los pros y los contras, e intentando que cada uno tenga claro qué hacer según qué situación (para evitar dudas en momentos puntuales).

3. Bajadas de Pared

Creo que uno de los golpes más importantes en el pádel son los globos. Una buena táctica de globos puede decantar un partido en un sentido u otro. Si se te quedan cortos, das mucha ventaja al contrario para que pueda machacarte con víboras, remates, etc. En cambio, si juegas largo y con intención, jugarás la mayor parte el tiempo en la red y podrás dominar el juego. ¿Qué hacer entonces cuando tiras un buen globo y te dispones a defender la posible bajada de pared? Evidentemente, no siempre se está fino con los globos y, dependiendo de los presionado que estés, en ocasiones no te es posible discernir a qué zona jugar una bola. Quitando estos casos más “forzados”, lo que sí podemos hacer es diseñar una estrategia para jugar las bolas más asequibles.

Paquito Navarro efectuando una bajada de pared

El “ABC” del pádel nos dice que, en primer lugar, si tiramos una bola a cualquier de los lados, el jugador que juega en paralelo deberá cerrar su zona del campo, mientras que el compañero deberá cerrar el centro. Queda, evidentemente, un hueco en cruzado que nuestro oponente puede utilizar para pasarnos, pero si éste juega un bolón y acierta, nada que objetar (nosotros hemos hecho nuestro trabajo). Ahora bien, ésta es la teoría. En la práctica, a veces nos encontramos con jugadores que tienen una muy depurada técnica de bajada de pared y que, continuamente, a pesar de estar bien colocados, nos está machacando.

Carolina Navarro

Lo primero que podríamos hacer, sería no jugar tantas bolas hacia su lado o, en el caso de hacerlo, jugar bolas más cortadas para que suban menos, o bien bolas más esquinadas que le dejen menos posibilidad de abrir ángulos (o que por lo menos le pongan en cierta dificultad para realizar su golpe de manera óptima). Si a pesar de todo no conseguimos que este jugador (o jugadores) reduzcan su eficacia, yo me plantearía en primer lugar jugar bajito hacia la red (sin tanto globo), intentando cortar un poquito el ritmo en este tipo de golpes. En general, la cosa sería ir variando el juego para intentar que nuestros oponentes no nos tengan tomada la medida.

Belasteguín efectuando un remate

¿Y qué más podemos hacer? Pues bueno, también podemos saltarnos el “ABC” del pádel. Una posible opción podría ser que el jugador que cubre el cruzado retrase un poco su posición. De esta manera tendrá dos opciones más para recuperar la bola, ya que, por un lado, al estar más lejos, tendrá más tiempo de reaccionar antes la bola endiablada que le llega y, por otro, al estar más atrás, en el caso de superarle la bola, es muy posible que pueda cogerla después de que ésta rebote en el cristal de fondo.

4. Revés o Drive

En el pádel profesional, salvo los casos donde se juntan diestro y zurdo (donde la ubicación la tenemos clara), los jugadores suelen elegir un único lado que mantienen a lo largo de toda su carrera. En ocasiones se cambian de lado (véase el caso de Juani Mieres), aunque luego suelen mantener ese lado también durante bastante tiempo. En general, el elegir un lado u otro dependerá del compañero con el que te asocies, dependiendo de lo que se busque como pareja.

Juani Mieres

En el pádel semi-profesional, aunque hay más cambios de pareja y en ocasiones te tocará jugara indistintamente en el revés o en el drive dependiendo del caso, sí que se suelen tener determinadas preferencias a la hora de jugar. En mi caso, por ejemplo, soy diestro, y suelo jugar la mayoría de los partidos en el revés (y si me junto con un zurdo, el asunto está todavía más claro). De hecho, ha llegado un punto en que, cuando juego en el drive determinados partidos, se me hace un poco raro. ¿Y por qué es raro? Pues básicamente porque te acostumbras a unas determinadas distancias, a una manera de volear en la red, a cómo sacar para luego subir a la red a cubrir tu zona (si juegas a la australiana), etc. Se dice que en el revés debe jugar el jugador que decide los partidos (al jugar en el lado de la ventaja) o también el jugador que dispone de un mejor remate y que, por lo tanto, es capaz de decidir más puntos a su favor.

Gabi Reca y Fernando Poggi

Yo no estoy tan de acuerdo con esto, ya que creo que es más, como decía, una cuestión de costumbre. Cada partido es distinto, y no siempre el que mejor remata o el que mete más winners se llevará el gato al agua. Es más, creo que es mucho más importante, como decía antes cuando hablaba de las palas, alcanzar una consistencia en el juego que te permita ir llevando la mayor parte de los puntos al terreno donde seas más fuerte y, de esta manera, dominar al contrario. En cualquier caso, más que la posición en pista, considero mucho más importante el saber jugar bien los puntos importantes, sin precipitarte, manteniendo la calma incluso aunque vayas por debajo en el marcador, y luchando hasta el final. Esto, a la larga, te dará más triunfos que cualquier otra estrategia o lado que elijas.

Alejandra Salazar y Marta Marrero

¿Y dónde deberías jugar tú? Mi recomendación sería que, cuanto antes, te especializaras en un lado, sea el que sea, porque al final, aunque algún día tengas que jugar en el otro y no te encuentres del todo a gusto, cuando juegues en el tuyo sentirás que le sacas un mayor partido y obtienes una mayor satisfacción de tu juego. En cualquier caso, si por ejemplo eres diestro y sueles jugar en el drive, si una día te dispones a jugar con un zurdo, no le vería mucho sentido a que te empecinaras en jugar en el drive (pero bueno, cada cual es libre de hacer lo que quiera, e incluso podría salir bien).

5. Lesiones

No hay que jugar a toda costa. Si te encuentras mal, si tienes molestias, es mejor recuperarte bien y evitar que esas molestias se conviertan en una lesión que te pueda mantener alejado de tu amado deporte por más tiempo del que pretendías. A veces es mejor parar a tiempo por decisión propia unos pocos días, que tener que hacerlo porque no te queda otra opción (y durante mucho más tiempo).

Lesión en el pádel

Aquí quería hacer mención especial a las “mini-lesiones”. Me ha pasado en ocasiones que, a mitad de partido, típicamente cuando esa persona va perdiendo, alguien se ha quitado las zapatillas hablando de sus ampollas o ha parado el juego de repente mencionando un dolor en una determinada parte de su cuerpo. A ver, que a todos nos puede pasar que, disputando un partido, nos hagamos daño. Pero si es un dolor que ya conoces, y aún así decides jugar, bajo mi punto de vista deberías ir con tu decisión hasta el final. Luego, cuando acabe el partido, si quieres puedes contar a los demás sobre tus molestias y tal, pero no a mitad de partido, porque eso lo único que puede hacer es romper el ritmo y, en algunos casos, puede incluso condicionar el juego de un equipo (y eso no es justo).

Jugadoras de pádel

En resumen, si estás mal, no juegues (seguro que alguien podrá sustituirte). Y si juegas, no te quejes (que no estarás tan mal) y llega hasta el final. Así evitarás que, al menos por tu culpa, pudiera fastidiarse el partido.

Deja un comentario