Grandes Compositores: Johann Sebastian Bach

Grandes Compositores: Johann Sebastian Bach

Hoy conoceremos un poquito más de cerca la vida y obra de Johann Sebastian Bach, el gran compositor alemán, que junto con Wolfgang Amadeus Mozart y Ludwig van Beethoven completaría el trío de los que, para la gran mayoría, se han convertido en los más grandes compositores de música clásica de la historia.

Bach

Johann Sebastian Bach (Eisenach, Alemania, marzo de 1685 – Leipzig, Alemania, julio de 1750) fue un compositor, organista, clavecinista, violinista, violista, maestro de capilla y Kantor alemán del periodo barroco.

Johann Sebastian Bach

Fue el miembro más importante de una de las familias de músicos más destacadas de la historia, con más de 35 compositores famosos. Tuvo una gran fama como organista y clavecinista en toda Europa por su gran técnica y capacidad de improvisar música al teclado. Además del órgano y del clavecín, tocaba el violín y la viola da gamba.

Johann Sebastian Bach

Su fecunda obra es considerada la cumbre de la música barroca, en la cual destaca su profundidad intelectual, su perfección técnica y su belleza artística, además de la síntesis de los diversos estilos nacionales de su época y del pasado. Bach es considerado el último gran maestro del arte del contrapunto,​ y fuente de inspiración e influencia para posteriores compositores y músicos.

Música barroca

Biografía

Bach nació en marzo de 1685 en Eisenach, Turingia (Alemania). Se crió en el seno de una familia que durante 7 generaciones dio 52 músicos de importancia, recibiendo sus primeras lecciones musicales de su padre. Cuando éste falleció, se fue a vivir y estudiar con su hermano mayor, Johann Christoph, por entonces organista de Ohrdruff.

Johann Christoph Bach

En 1700, comenzó a ejercer como miembro del coro de la iglesia de San Miguel, en Lüneburg. En 1703, pasó a ser violinista de la orquesta de cámara del príncipe Johann Ernst de Weimar, y ese mismo año se convirtió en organista de iglesia de Arnstadt. A finales de 1705, consiguió un permiso para cursar estudios con Dietrich Buxtehude, organista y compositor danés afincado en Alemania.

Dietrich Buxtehude

En 1707 contrajo matrimonio con Maria Barbara Bach, prima segunda suya, y se trasladó a Mulhose, donde trabajó como organista en la iglesia de San Blas. Un año después regresó a Weimar como organista y violinista de la corte del duque Wilhelm Ernst. Allí permaneció durante los siete años siguientes y se convirtió en concertino de la orquesta de la corte en 1714.

Maria Barbara Bach

En Weimar compuso unas 30 cantatas, incluida la conocida cantata de funeral Gottes Zeit ist die allerbeste Zeit (c. 1707), y además compuso obras para órgano y clavicémbalo. Entre 1717 y 1723 ejerció como maestro de capilla y director de música de cámara en la corte del príncipe Leopoldo de Anhalt-Köthen. Durante este periodo escribió fundamentalmente música profana para conjuntos instrumentales e instrumentos solistas.

Leopoldo de Anhalt-Köthen

Compuso libros de música para su mujer e hijos para el estudio de la técnica del teclado y el arte de la música en general. Al año de la muerte de su mujer en 1720, se casó con Anna Magdalena Wilcken, cantante e hija de un músico de la corte que le dio 13 hijos, además de los 7 que había tenido con su anterior esposa. Cinco de sus hijos se dedicaron a la música.

Anna Magdalena Wilcken

En 1723, se instaló en Leipzig. Comenzó a quedarse ciego el último año de su vida, falleciendo en esta ciudad el 28 de julio de 1750, a los 65 años, tras someterse a una fallida operación ocular. De hecho, las piezas “Variaciones de Goldberg” y “El clave bien temperado” fueron compuestas cuando ya era completamente ciego. Se dice que, unos días antes de fallecer, “recuperó” notablemente la vista y aprovechó a componer su última cantata donde en el coro se da gracias a Dios de una manera muy solemne.

Johann Sebastian Bach

Su obra se compone de más de 1000 piezas (muchas de ellas por encargo), dejando su influencia en músicos posteriores como Mozart, Beethoven, Mendelssohn o Chopin, y siendo la religión uno de sus temas preferidos. De hecho, compuso una pieza basada en cada uno de los evangelios de la Biblia, como también composiciones para acompañar misas y otros temas de corte religioso.

Mejores Obras

Del extenso catálogo de obras de Bach (numeradas como “BWV XXX”, Bach-Werke-Verzeichnis), con más de 1000 composiciones conocidas, se hace impensable elegir solo unas pocas. En cualquier caso, en las siguientes secciones nos hemos arriesgado a escoger algunas de ellas, quizás las más representativas (me ha sido imposible establecer un ranking, y así que cada cual tendrá que elaborar el suyo propio).

Piano, clarinete y partitura

Conciertos

En esta sección, veremos algunos de los conciertos más representativos de la obra de Bach.

Concierto

Concierto italiano (BWV 971)

Se trata de un concierto en doble teclado que data del año 1735, cuyo virtuosismo ha servido como pieza en las célebres “Variaciones Goldberg”. Esta pieza se ha hecho popular entre las obras escritas para teclado por Bach, y ha sido grabada con profusión tanto en versión para clave como para piano.

Bach: Concierto italiano

Concierto para violín (BWV 1042)

Este concierto en MI mayor está considerado como una de las grandes obras maestras del género. El primer movimiento, allegro, de expresión enérgica, es expuesto por una orquesta a la que sigue el solista, alternando en ritornello.

Bach: Concierto para violín

Concierto para dos violines (BWV 1043)

Fue compuesto por Bach en Leipzig entre 1717 y 1723, cuando era maestro de capilla en la corte de Anhalt-Köthen. Está escrito para los dos violines solistas, cuerdas y bajo continuo. Es tal vez una de las piezas más reconocidas de Bach y considerada una de las obras maestras del Barroco.

Bach: Concierto para dos violines

Conciertos de Brandemburgo (BWV 1046-1051)

Seis partituras, del año 1721, en las que Bach siguió hasta cierto punto el esquema italiano solista-ripieno. Están destinados a diferentes grupos de instrumentos y cuerdas y dedicadas a Christian Ludwig, Margrave de Brandemburgo. La interpretación de Goebel, al frente de un conjunto de instrumentos originales, en aquella época de primer orden, combinaba exactitud de ejecución, tempi extremos y acentuación virulenta. Una auténtica revolución en su momento.

Bach: Concierto de Brandemburgo nº1

Religioso

Como sabemos, la religión era uno de los temas preferidos del célebre artista. Entre sus incontables composiciones, en esta sección hemos seleccionado las incluidas en los siguientes apartados.

Coro religioso

Misa en SI menor (BWV 232)

Versión bachiana de la misa latina tratada como si fuera una pasión, considerada por algunos como la obra cumbre del arte del compositor. Aunque se da la fecha de 1733, lo cierto es que Bach trabajó en la obra casi hasta su muerte. Lo complejo de su construcción y lo ambicioso de su planteamiento, dilataron su estreno a 1859. Era una ruptura total con la estética decimonónica y abrió productivos caminos que otros han surcado con éxito.

Bach: Misa en SI menor (Agnus Dei)

Magnificat (BWV 243)

La segunda y definitiva versión de esta obra festiva de Navidad (la primera lleva el BWV 243a), preparada entre 1728 y 1731. Partitura vigorosa, alegre, imitativa, contrastada, de escritura cíclica, que necesita de una reproducción nítida y bien acentuada rítmicamente.

Bach: Magnificat (Quia Respexit - Omnes Generationes)

Pasión según San Mateo (BWV 244)

Se trata de otra obra dedicada al príncipe Leopoldo, en 1727. Los últimos días de Cristo le sirvieron a Bach para edificar un drama de una fuerza humana desusada, en la línea de un oratorio vertebrado por majestuosos corales luteranos. La plástica y ciertas fórmulas músico-vocales establecen una suerte de unión con algunos modismos de la ópera italiana.

Bach: Pasión según San Mateo (Aria "Erbarme Dich, Mein Gott")

Oratorio de Navidad (BWV 248)

Con este título se conoce un pequeño ciclo de 6 cantatas compuestas entre 1734 y 1735 para ser interpretadas en Santo Tomás y San Nicolás de Leipzig. Son obras escritas en diferentes momentos, unidas por su fin festivo. Se trata de un conjunto realmente hermoso y lleno de contrastes.

Bach: Oratorio de Navidad (Nun Seid Ihr Wohl Gerochen)

Suites

Mención especial queríamos hacer de algunas de las suites más conocidas de Bach, para lo cual hemos creado esta sección.

Suite

Suites para violonchelo solo (BWV 1007-1012)

La primera edición de estas obras inspiradas en las suites de danzas a la francesa no apareció hasta 1825. Compuestas entre 1720 y 1721, fueron realizadas por Bach mientras ejercía de músico de capilla de Leopoldo, un príncipe menor de Sajonia, y constituyen un resumen de todas las técnicas instrumentales de la época.

Bach: Suite para violonchelo nº1 (Preludio)

Suites para orquesta (BWV 1066-1069)

Escritas entre 1725 y 1739, estas suites u oberturas fueron principalmente trabajos de encargo, aunque gozaron de gran fama en su tiempo. A diferencia de los Brandemburgueses, seguidoras del modelo francés, no se compusieron como una colección homogénea, y toda la amplitud de la orquesta barroca está presente en estas solemnes partituras.

Bach: Suite para orquesta nº1

Otras composiciones

Al margen de las incluidas en los apartados anteriores, existen otras composiciones de Bach a las que queríamos hacer mención especial.

Otras composiciones de Johann Sebastian Bach

Tocata y fuga (BWV 565)

Esta obra de 1703 es una de las primeras de Bach (y una de las más conocidas), la cual pudo surgir de una improvisación. En esta pieza hay una influencia de Dietrich Buxtehude, compositor nacido en Lübeck, que fue gran popularizador de la música de órgano en el norte de Europa.

Bach: Tocata y Fuga

El clave bien temperado (BWV 846-893)

Obra escrita entre 1722 y 1744 que consta de 48 preludios y fugas alternándose de dos en dos en cada tonalidad. Un monumento que dejó establecido el temperamento para los tiempos futuros y que posee, pese a su talante especulativo, una gran variedad de dibujos y colores. Fue otra descubierta de manera tardía, donde muchas de las piezas compiladas no tienen un instrumento implicado determinado, lo que puede resultar impreciso de cara a algunos estudiosos del compositor alemán.

Bach: El clave bien temperado (Preludio y Fuga nº1)

Variaciones Goldberg (BWV 988)

Escritas en 1742, fueron tocadas por Johann Gottlieb Goldberg, alumno de Bach, para combatir el insomnio del dedicatario, el Conde von Keyserling. Una obra que muestra la poderosa imaginación y fantasía del compositor, perfectamente resaltadas en la insólita (en su tiempo) interpretación de Goldberg, de un radicalismo sorprendente.

Bach: Variaciones Goldberg (Aria "Da Capo")

Sonatas y Partitas para violín solo (BWV 1001-1006)

Escritas en 1720, las tres sonatas aparecen construidas según el plan de la sonata de iglesia (cuatro movimientos) y las tres partitas en el cuadro de la suite de danzas. Son obras de espinosas dificultades, que pueden ser solventadas mejor por un violín moderno.

Bach: Sonatas y Partitas para Violín (Sonata nº1)

El arte de la fuga (BWV 1080)

Se trata de la obra más enigmática de Bach, que murió antes de concluirla. Escrita entre 1742 y 1750, es una auténtica apoteosis del contrapunto constituida por la sucesión de 22 fugas, todas en RE menor, desarrolladas a partir de un tema fundamental. Obra teórica, especulativa, que el compositor no pareció destinar a un vehículo sonoro concreto.

Bach: El arte de la fuga (Contrapunto XIV)

Cusiosidades

En esta sección, veremos las curiosidades más impactantes de la vida y obra de Johann Sebastian Bach.

Gato Asombrado

1. Fama póstuma

Como ha ocurrido con muchas otras mentes geniales, Bach no fue apreciado como grande en su época. De hecho, era prácticamente un desconocido, al menos fuera de las villas alemanas en las que vivía y trabajaba sin hacer ruido. Fue así hasta que, en 1829, el compositor y director de orquesta Mendelssohn dirigió uno de sus conciertos cuando la obra de Bach comenzó a ser reconocida.

Johann Sebastian Bach

En general, fue despreciado por la nobleza y nunca considerado por la alta sociedad de su época, aunque hubo un par de excepciones: un conde y un rey. En el primer caso se trataba de una persona que no podía dormir por las noches. El médico le aconsejó que escuchara música relajante y él decidió contratar a Bach para que escribiera una obra lo más extensa posible para hacerlo dormir. Recibió el nombre de “Las variaciones Goldberg” y era tocada en vivo todos los días en una habitación contigua. El segundo fue Federico el Grande, quién lo invitó a la corte para que lo viera tocar con su clavicordio.

2. Muchos instrumentos

Un documento extremadamente revelador sobre la vida cotidiana de los Bach es un inventario tras su muerte que se realizó en Leipzig en el otoño de 1750. Entre la valiosa información que proporciona el documento, encontramos que Bach era dueño de al menos 6 instrumentos de teclado, 10 de cuerda, un laúd y dos clave-laúd.

Instrumentos musicales: violín, clarinete, etc.

3. Modesto como pocos

Este genio incuestionable era agradablemente modesto. Un día dijo a un estudiante “Simplemente practica con diligencia y todo irá muy bien. Tienes cinco dedos en cada mano tan sanos como los míos”. Asímismo, cuando en su entorno alabaron su maravillosa habilidad como organista, Bach respondió “No hay nada maravilloso en ello. Solo se trata de golpear las notas adecuadas en el momento adecuado y el instrumento hace el resto”. Además, consideraba que su éxito se debía a su disciplina y arduo trabajo, más que a su talento.

Johann Sebastian Bach

4. Dificultades

Como sabemos, al final de su vida Bach perdió la vista. Ello fue debido en parte a su grave miopía y en parte a toda una vida dedicada al trabajo de composición sin más luz que la de un candil encendido.

Johann Sebastian Bach

5. Vividor

Son pocos los elementos que nos permiten conocer los momentos íntimos de la familia Bach. Sin embargo, algunos testimonios de aquí y allá desvelan que Bach era un vividor, un amante de la bebida, como la cerveza o la sidra (hay varios recibos que certifican la compra anual de 3 barriles de cerveza). Su primo, Johan Elias, lleno de buenas intenciones hacia el músico, también le proveía regularmente de vino. Y a esto le añadimos el consumo de chocolate caliente, café y tabaco. Además, se sabe que Bach era fumador habitual de pipa.

Johann Sebastian Bach

6. Gran procreador

¡Bach tuvo nada menos que 20 hijos! Durante su primer matrimonio con su prima, María Barbara, tuvo 7 hijos. Tras fallecer María, se casó con Anna Magdalena, con quien tuvo 13 hijos más. La mitad de ellos fallecieron al nacer o a una temprana edad. A la muerte de Bach, su primogénita tenía 41 años, y la más joven solamente 8.

Johann Sebastian Bach e hijos

7. Estuvo en prisión

De 1708 a 1717, Bach fue organista y primer violín solista de la capilla del duque de Sajonia-Weimer, Guillermo Ernesto. Cierto día, el príncipe Leopoldo de Anahlt-Cöthen le propuso el puesto de maestro de capilla en la corte de Cöthen, cargo que decidió aceptar. No obstante, el duque de Weimer, descontento con la dimisión de Bach, lo metió en prisión durante un mes antes de dejarle marchar.

Guillermo Ernesto, duque de Sajonia

8. Prohibido

Su padre le tenía prohibido estudiar partituras de compositores italianos como Vivaldi. Sin embargo, el pequeño Johann se levantaba por las noches y las copiaba a la luz de las velas.

Johann Sebastian Bach dando una clase de piano

9. Fuerte carácter

Se sabe, y hay varios episodios célebres de la vida de Bach que dan testimonio de ello, que el compositor tenía cierto temperamento, y que cuando se irritaba no se andaba con rodeos.

Johann Sebastian Bach

10. Gran caminata

Para conocer al gran maestro Buxtehude (uno de los compositores alemanes más reconocidos de su tiempo y establecido en Lübeck), Bach recorrió 400 kilómetros a pie de ida y de vuelta (con 20 años, eso sí). Como había acordado con sus empleadores de Arnstadt, debía haberse ausentado un mes, pero finalmente estuvo fuera durante cuatro.

Dietrich Buxtehude

Deja un comentario